grupo-fumiga

Hogar

Cómo cuidar de tu biblioteca personal

10 Ene , 2018  

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

¡Hola, bebés de luz! ¿Cómo están? Espero que mejor que bien. Bueno, antes de empezar, quiero agradecer a todos esos pares de ojos -ojitos preciosos- que leen lo que escribo regularmente, y también darle la bienvenida a todas esas personas que llegan por primera vez, le prometo que no se aburrirán, ni se arrepentirán.  

 

Ser un lector ávido, es una bendición, puedes visitar mil lugares, vivir un montón de aventuras y tener más de un vida, sin la necesidad de salir de una habitación. También te haces de un montón de libros, que son tu gran tesoro y necesitas cuidar, con fumigacion de bibliotecas.

 

Hay que recordar que los libros no inmortales, por lo que tanto los elementos ambientales como una mala preservación pueden deteriorarlos o, en el peor de los casos, acabar con ellos. Por eso te traigo los mejores consejos para cuidar de tu biblioteca personal.

 

  1. Los libros al estar colocados en un mismo sitio durante largo tiempo, las partículas de polvo se adhieren a cubiertas y hojas sin que apenas nos demos cuenta. Por lo que es aconsejable que limpiemos regularmente el canto superior de los libros con un plumero o una brocha de cerdas suaves.
  2. Tu biblioteca debe ubicarse en un lugar con luz tenue, seco y ventilado, evitando fuentes de calor como radiadores, chimeneas o calefactores eléctricos, que pueden ajar el papel y resecar la cola de la encuadernación.
  3. Siempre debes guardarlos de forma horizontal o vertical, de lo contrario, se deformarán, dañando la encuadernación.
  4. No guardar flores u hojas de plantas y árboles entre las páginas, las cuales, al descomponerse, mancharán el papel y lo degradarán.
  5. El polvo lleva consigo huevos de insectos, que pueden comerse el papel de tus libros, por eso es muy recomendable que vez en cuando contrates un servicio de fumigación. Si no sabes a quien acudir, contacta con Grupo Fumiga.
  6. Guarda tus libros en alguna estantería, estas pueden cuidar la exposición al polvo o resultar más bonitas a la vista por su diseño, pero también son perjudiciales por la acumulación de humedad. En cuanto a los materiales, es preferible la madera al vidrio, pues este no permite que el aire se renueve y puede afectar al papel.

 

Con estos simples consejos, los libros de tu biblioteca estarán siempre bien y no tendrás que preocuparte, sin importar si vienen de Gandhi o alguna otra librería.

 

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

 

Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *