consejos,Mujer,Pareja,Sexo

Un masaje para caballeros poco convencional

30 Ago , 2018  

 erotico df 

Los hombres también cuentan con una zona extremadamente placentera denominada “punto P” que con la estimulación adecuada permite llegar a un orgasmo mucho más intenso y placentero que el que se obtiene a través de la eyaculación. Sin embargo, muchos hombres recuerren a servicios profesionales erotico df, en vez de tratar de hacerlo con su pareja ¿La razón? Bueno, en unos momentos entenderás porque para algunos es difícil o complicado pedirle a la pareja algo así.

¿Dónde se esta el punto P? 

En realidad este “famoso” punto no es otra cosa que la próstata, la cual se encuentra ubicada en la zona interna del cuerpo, entre la vejiga y el recto, por lo cual,  sólo se puede llegar a ella a través de una ligera penetración anal.

A través de un masaje prostático, esta zona se puede estimular considerablemente hasta llegar a producir un orgasmo muy similar al que experimentan las mujeres cuando llegan al climax por la penetración vaginal. y no solo eso, pues estudios han demostrado que al estimular esta grándula, además de  producir un grato placer sexual en el cuerpo masculino, también aporta beneficios a la salud del hombre:

  • Permite que el hombre desarrolle una conciencia erótica más amplia
  • Ayuda a re interpretar el cuerpo y seguir explorando cada zona para encontrar más puntos de placer poco explotados
  • Es capaz de permitir que un hombre experimente la sensación del orgasmo múltiple
  • Previene la inflamación de la próstata
  • Mejora su funcionamiento y reduce molestas que puedan causarse con la edad
  • Apoya a la generación de espermatozoides
  • Estimula la zona para aliviar problemas relacionados con cálculos renales.

Manos a la obra

Si tu pareja y tú deciden llevarlo a cabo, pueden seguir los siguientes pasos:

  • Vaciar y limpiar las áreas involucradas, es decir la vejiga y el recto. Debe hacer sus necesidades antes de todo y limpiar bien el área con agua y un poco de jabón, para evitar suciedades o infecciones.
  • Si no te sientes segura en un contacto directo, puedes recurrir a unos guantes quirúrgicos, recorta tus uñas y lava bien tus manos antes de que te los pongas. Si lo creen necesario, pueden recurrir a un lubricante para que el acceso sea más fácil.
  • Él debe buscar una posición cómoda, de fácil acceso para ti y donde no su  zona pélvica se encuentre relajada.
  • Al introducir un dedo, debes buscar una pequeña protuberancia en la la pared interna y estimular con ligeras caricias la zona, sin generar presión y aumentar el movimiento paulatinamente.
Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]